jueves, marzo 26, 2009

Cálculo de calorías consumidas y metabolismo basal

Esta calculadora obtiene el número medio de calorías gastadas diariamente (gasto calórico diario), permitiéndonos por tanto ajustar nuestra dieta para definir o adelgazar (consumo de calorías menor que nuestro gasto calórico diario) o bien para subir de peso o volumen (consumo de calorías mayor que nuestro gasto calórico diario).

Utiliza las fórmulas de Harris Benedict para el cálculo del metabolismo basal:

MB mujeres = 655 + (9,6 x Peso) + (1,8 x Altura) - (4,7 x Edad)
MB hombres = 66 + (13,7 x Peso) + (5 x Altura) - (6,8 x Edad)

La fórmula es bastante exacta para personas de tipo medio. Sin embargo tener en cuenta que si la persona es extremadamente musculosa y con un porcentaje de grasa corporal bajo, la fórmula se quedará corta en el cálculo (el peso será mayormente músculo que gasta más calorías). Por el contrario si la persona tiene un porcentaje de grasa corporal muy alto, la fórmula estimará un número de calorías mayor que el real.

El factor de Actividad es orientativo. Para un valor del gasto calórico más exacto podemos tomar el resultado del metabolismo basal (que es por así decirlo las calorías que se consumen sin hacer absolutamente nada) y sumar el gasto calórico adicional de las actividades que realicemos durante el día, el cual podemos estimar con la calculadora de gasto de calorías según la actividad.




lunes, marzo 23, 2009

Porque no funcionan las dietas convencionales

La mayoría de las dietas convencionales tienen una cosa en común: una cantidad de calorías extremadamente baja. Casi todas estas dietas de bajas calorías producen pérdida de peso al principio. El problema es que ninguna funcionará durante mucho tiempo. Es fisiológicamente imposible perder grasa de manera permanente matándose de hambre. El cuerpo humano es demasiado listo para que esto pase.

Cuando se deja de alimentar la grasa mediante una dieta con muy pocas calorías, también se deja de alimentar el músculo. Cuando se deja de alimentar el músculo, se pierde masa muscular junto con la grasa. Al perder músculo, el metabolismo se vuelve más lento (quemas menos calorías).

Entonces el cuerpo entra en un estado de alerta en el que frena la pérdida de grasa en un intento de conservar su energía. Una vez que se frena la pérdida de grasa, o bien dejamos la dieta por la presión sicológica de ver que no avanzamos (con lo cual recuperamos la grasa perdida) o bien podemos apretar los dientes y bajar las calorías aún más (pasando más hambre). Si bajamos aún más las calorías, el metabolismo se vuelve aún más lento y llegará a otro punto en que se frene la pérdida de grasa.

Es un círculo vicioso, es imposible ganar jugando a consumir una cantidad extremadamente baja de calorías.

Extraido y traducido del libro "Burn the fat, feed the muscle" por Tom Venuto (autor y culturista natural).

miércoles, marzo 11, 2009

Como sobrevivir a las ansias de comer basura

Por Pauline Nordin

Pauline Nordin es una profesional IFBB en la categoría de figura, su blog (en inglés) fighterdiet incluye sus fotos antes y después, una tienda online y post regulares con útiles consejos, llenos de motivación y con un toque de humor. Desde Más fuerte que el Hierro hemos obtenido su permiso para traducir los posts de su blog, como este que hoy os ofrecemos.

¿Cómo distingues el estar hambriento de las ansias por comer? Si tu estómago está lleno ¿cómo explicas el extraño fenómeno de que tu boca quiera comer? Sí, es una locura y uno se pregunta como es posible que el estómago pida más comida cuando lo has llenado ya con la comida correcta. Está TODO en la mente, TODO en la mente.

He analizado mucho mi propio comportamiento y patrones de pensamiento a lo largo de los años y los tengo bastante controlados:

1. Ver la televisión me da ganas de comer. Ahora sabéis porque soy mala viendo la tele.

2. No darme mi gran festín de vegetales por la noche hace que me ponga increiblemente hambrienta.

3. El no entrenar aún me da más hambre.

¿Cómo resuelvo estos tres puntos? No veo la tv más de lo necesario y cuando me dan ansias de comer me digo en voz alta a mi misma que no es hambre, sólo aburrimiento. Me aseguro de comer grandes cantidades de vegetales. Si me da ansia por comer algo, me pongo a hacer cardio. Tan fácil como eso.

Cuando tengas un golpe de ansiedad, sigue estos simples pasos:

1. Retrasa cualquier posible daño escribiendo que es lo que ansías comer ¿qué esperas conseguir comiéndolo?

2. Ahora, tomaté medio litro de agua y 3 cucharadas de vinagre. Se trata de conseguir un sentimiento amargo.

3. Una vez hagas esto, agarra 400 gramos de zanahorias y cometelos tan rápido como puedas. Sí, ya se que no es lo que quieres comer, pero engañaté diciendo que comerás lo que quieres después de que acabes con las zanahorias.

4. Llama a tu madre por teléfono y deja que te cuente su vida 20 minutos.

5. Ahora mira fotos del físico que quieres y preguntaté a tí mismo si comiendo esa basura te acercarás a tu objetivo o no.

6. Si aún tienes ansias, escribe 10 razones por las que te sentirás mejor si no te comes eso hoy.

7. Ve al espejo y dite 60 veces "Me sentiré mejor sin esto, estas ansias pasarán".

8. Dite a tí mismo que eres un vencedor y los vencedores no se hacen trampa a sí mismos.

9. Toma un batido de proteína. Hazlo con el doble de agua.

10 Finalmente, preguntaté que te diría yo si me enviases un e-mail para decirme que quieres comer basura. Piensa que es lo que te diría.

11. Por último de verdad, preguntaté si te comerías eso si yo estuviese allí contigo.

Buena suerte!!Traducido de "How to survive a major food urge" publicado en fighterdiet.com/blog por Pauline Nordin

jueves, marzo 26, 2009

Cálculo de calorías consumidas y metabolismo basal

Esta calculadora obtiene el número medio de calorías gastadas diariamente (gasto calórico diario), permitiéndonos por tanto ajustar nuestra dieta para definir o adelgazar (consumo de calorías menor que nuestro gasto calórico diario) o bien para subir de peso o volumen (consumo de calorías mayor que nuestro gasto calórico diario).

Utiliza las fórmulas de Harris Benedict para el cálculo del metabolismo basal:

MB mujeres = 655 + (9,6 x Peso) + (1,8 x Altura) - (4,7 x Edad)
MB hombres = 66 + (13,7 x Peso) + (5 x Altura) - (6,8 x Edad)

La fórmula es bastante exacta para personas de tipo medio. Sin embargo tener en cuenta que si la persona es extremadamente musculosa y con un porcentaje de grasa corporal bajo, la fórmula se quedará corta en el cálculo (el peso será mayormente músculo que gasta más calorías). Por el contrario si la persona tiene un porcentaje de grasa corporal muy alto, la fórmula estimará un número de calorías mayor que el real.

El factor de Actividad es orientativo. Para un valor del gasto calórico más exacto podemos tomar el resultado del metabolismo basal (que es por así decirlo las calorías que se consumen sin hacer absolutamente nada) y sumar el gasto calórico adicional de las actividades que realicemos durante el día, el cual podemos estimar con la calculadora de gasto de calorías según la actividad.




lunes, marzo 23, 2009

Porque no funcionan las dietas convencionales

La mayoría de las dietas convencionales tienen una cosa en común: una cantidad de calorías extremadamente baja. Casi todas estas dietas de bajas calorías producen pérdida de peso al principio. El problema es que ninguna funcionará durante mucho tiempo. Es fisiológicamente imposible perder grasa de manera permanente matándose de hambre. El cuerpo humano es demasiado listo para que esto pase.

Cuando se deja de alimentar la grasa mediante una dieta con muy pocas calorías, también se deja de alimentar el músculo. Cuando se deja de alimentar el músculo, se pierde masa muscular junto con la grasa. Al perder músculo, el metabolismo se vuelve más lento (quemas menos calorías).

Entonces el cuerpo entra en un estado de alerta en el que frena la pérdida de grasa en un intento de conservar su energía. Una vez que se frena la pérdida de grasa, o bien dejamos la dieta por la presión sicológica de ver que no avanzamos (con lo cual recuperamos la grasa perdida) o bien podemos apretar los dientes y bajar las calorías aún más (pasando más hambre). Si bajamos aún más las calorías, el metabolismo se vuelve aún más lento y llegará a otro punto en que se frene la pérdida de grasa.

Es un círculo vicioso, es imposible ganar jugando a consumir una cantidad extremadamente baja de calorías.

Extraido y traducido del libro "Burn the fat, feed the muscle" por Tom Venuto (autor y culturista natural).

miércoles, marzo 11, 2009

Como sobrevivir a las ansias de comer basura

Por Pauline Nordin

Pauline Nordin es una profesional IFBB en la categoría de figura, su blog (en inglés) fighterdiet incluye sus fotos antes y después, una tienda online y post regulares con útiles consejos, llenos de motivación y con un toque de humor. Desde Más fuerte que el Hierro hemos obtenido su permiso para traducir los posts de su blog, como este que hoy os ofrecemos.

¿Cómo distingues el estar hambriento de las ansias por comer? Si tu estómago está lleno ¿cómo explicas el extraño fenómeno de que tu boca quiera comer? Sí, es una locura y uno se pregunta como es posible que el estómago pida más comida cuando lo has llenado ya con la comida correcta. Está TODO en la mente, TODO en la mente.

He analizado mucho mi propio comportamiento y patrones de pensamiento a lo largo de los años y los tengo bastante controlados:

1. Ver la televisión me da ganas de comer. Ahora sabéis porque soy mala viendo la tele.

2. No darme mi gran festín de vegetales por la noche hace que me ponga increiblemente hambrienta.

3. El no entrenar aún me da más hambre.

¿Cómo resuelvo estos tres puntos? No veo la tv más de lo necesario y cuando me dan ansias de comer me digo en voz alta a mi misma que no es hambre, sólo aburrimiento. Me aseguro de comer grandes cantidades de vegetales. Si me da ansia por comer algo, me pongo a hacer cardio. Tan fácil como eso.

Cuando tengas un golpe de ansiedad, sigue estos simples pasos:

1. Retrasa cualquier posible daño escribiendo que es lo que ansías comer ¿qué esperas conseguir comiéndolo?

2. Ahora, tomaté medio litro de agua y 3 cucharadas de vinagre. Se trata de conseguir un sentimiento amargo.

3. Una vez hagas esto, agarra 400 gramos de zanahorias y cometelos tan rápido como puedas. Sí, ya se que no es lo que quieres comer, pero engañaté diciendo que comerás lo que quieres después de que acabes con las zanahorias.

4. Llama a tu madre por teléfono y deja que te cuente su vida 20 minutos.

5. Ahora mira fotos del físico que quieres y preguntaté a tí mismo si comiendo esa basura te acercarás a tu objetivo o no.

6. Si aún tienes ansias, escribe 10 razones por las que te sentirás mejor si no te comes eso hoy.

7. Ve al espejo y dite 60 veces "Me sentiré mejor sin esto, estas ansias pasarán".

8. Dite a tí mismo que eres un vencedor y los vencedores no se hacen trampa a sí mismos.

9. Toma un batido de proteína. Hazlo con el doble de agua.

10 Finalmente, preguntaté que te diría yo si me enviases un e-mail para decirme que quieres comer basura. Piensa que es lo que te diría.

11. Por último de verdad, preguntaté si te comerías eso si yo estuviese allí contigo.

Buena suerte!!Traducido de "How to survive a major food urge" publicado en fighterdiet.com/blog por Pauline Nordin